• Que es el coaching
  • que es coaching

“Amigo mío, nadie puede volver al punto de partida y empezar de nuevo, pero cualquiera puede empezar desde aquí y crear un final completamente nuevo”.

Dan Zandra

¿Qué es el Coaching?

El coaching es un método de trabajo que parte de la premisa de que todas las personas disponen en su interior de las herramientas necesarias para conseguir lo que se propongan.

Dirigido a que la persona progrese de forma rápida y eficaz, su metodología está enfocada a la acción eficiente. Pequeñas acciones que son el resultado de la búsqueda de nuevas respuestas y vías de solución alternativas a nuestros problemas. La elevada eficacia del coaching para conseguir los objetivos establecidos se debe a la capacidad que tiene de transformación y renovación. El coaching ofrece nuevas alternativas,  abre puertas a nuevas maneras de pensar, aporta más caminos de actuación y permite adentrarse en el autoconocimiento, tanto de una persona, como de un grupo de personas o estructuras familiares.

Este método de optimizar nuestro rendimiento segmentando el objetivo paso a paso para que sea realizable, es uno de los pilares del desarrollo personal y de la autoestima que se obtiene con el coaching.

Mi función como coach en todo el proceso es acompañar y dar apoyo a mis clientes, adoptando la figura de espejo transformador para que encuentren sus propias respuestas y obtengan los resultados deseados.

¿Cómo trabajaremos?

El proceso de coaching se estructura en 5 pasos:

Periodicidad y duración de las sesiones:

La duración del proceso de coaching dependerá de lo que quieras trabajar y de la situación actual en la que te encuentres. En general entre 8 y 12 sesiones son suficientes para conseguir el objetivo propuesto.

La duración de las sesiones y su periodicidad variarán en función de tus necesidades y lo estableceremos juntos.

¿Qué te llevaras del proceso de coaching?

  • El objetivo conseguido.
  • Habilidades que tienes y desconocías.
  • Creencias que te limitaban e impedían pasar a la acción.
  • Capacidad de controlar y gestionar las emociones.
  • Adquirir nuevas conductas y pautas de actuación.
  • Mejora de las relaciones con los demás, pareja, hijos/as, compañeros/as de trabajo, etc.